Cuando decidimos el tipo de vidrio para las ventanas de nuestro hogar u oficina, teniendo en cuenta algunos factores como el tipo de seguridad que queremos tener, visibilidad, orientación de la ventana y aislamiento térmico y acústico, toca elegir el tipo de carpintería.

Cuando nos planteamos el tipo de carpintería, pensamos en factores como la apertura, el color y el diseño, no obstante, para decantarnos por un material u otro es importante también tener en cuanta los aspectos técnicos que al final serán los que decidirán el tiempo que aguante la ventana y el nivel de aislamiento de la misma.

En este sentido, el clima y la orientación de la pared también es muy importante, ya que estos factores hacen que las necesidades varían ampliamente.

Carpintería de madera

La madera es uno de esos materiales estrellas que nunca pasan de moda, de hecho este año, la madera es tendencia en construcción, por lo que las ventanas que podemos encontrar con estructura de madera cada vez ofrecen un abanico más amplio de posibilidades y opciones. Además, estéticamente ofrecen un ambiente muy hogareño.

Por otra parte, equilibran y regulan el grado de humedad en la estancia, son un excelente aislamiento acústico y térmico, y ofrecen una larga duración. Aunque debe tenerse en cuenta, que todas estas características siempre dependerán de la gama de la madera y de la calidad de la misma.

Carpintería de aluminio

Una de las ventajas a tener más en cuenta de la carpintería de aluminio es su seguridad ante los incendios, esencialmente por su conductividad térmica y su punto de fusión.

Cuando las ventanas o estructuras de aluminio se enfrentan a un incendio, su conductividad térmica hace que se reduzcan los puntos cálidos, ya que el calor se dispersa a una velocidad superior, por lo que se necesita un aporte mayor de calor para que el aluminio llegue a una temperatura determina.

Cuando el aluminio llega a los 600 grados centígrados, su punto de fusión, este no arde, sino que se empieza a fundir. Por esta propiedad, la norma británica BS 476 denomina al aluminio como un material incombustible. Esto, junto a la conductividad térmica, hacen que los bomberos tengan más tiempo de respuesta y que sea el material más elegido para edificios industriales, municipales, plataformas petrolíferas, etc.

En resumidas cuentas, este material se diferencia especialmente por su seguridad del hogar o lugar de trabajo, siendo un material a tener en cuenta en la fabricación de estructuras para vidrio.

Por otra parte, el aluminio ofrece una gran diversidad en cuanto a formas, colores y diseños, por lo que resulta muy fácil adaptarse a las necesidades específicas de cada cliente y tener disposición inmediata por la variedad de líneas de perfiles y accesorios.

Además, no requieren casi mantenimiento, aíslan correctamente del sonido y las temperaturas extremas y son ideales tanto para interiores como para exteriores, en fachadas de vidrio, ventanas de vidrio, balcones de cristal, terrazas… etc.

Ventanas de PVC

El PVC es otro material que ofrece muy buenas cualidades como aislante térmico y acústico. Además, se de un material no conductor eléctrico ni térmico. Son carpinterías muy duraderas que no se oxidan ni se corroen, aunque ante condiciones climáticas extremas no son la mejor opción.

Su precio puede ser más económico que otros materiales, aunque depende de su calidad, y también ofrece diversos acabados donde elegir.



¿Tienes alguna duda? ¡Contacta con nosotros!


Su nombre*

Su e-mail*

Asunto

Su mensaje

He leído y acepto la Política de privacidad

Introduce estos códigos: captcha