Aunque no existe la receta infalible para tener éxito al abrir un nuevo negocio, sí que pueden emprenderse determinadas acciones y tener en cuenta algunos aspectos de diseño para lograr captar la atención de los potenciales clientes y mejorar las ventas. Y uno de ellos es saber diseñar la fachada que mejor represente a tu empresa y más partido sepa sacarle a su localización y estructura. ¿Cómo conseguirlo? Os damos algunas claves.

La imagen del negocio en juego

El diseño de la fachada de una empresa tiene tal peso en el éxito de un negocio a pie de calle que es de vital importancia dedicarle tiempo y recursos a su construcción. Y aunque el exterior del local es importante en todo tipo de empresas, lo es aún más en aquellas relacionadas con el diseño, la moda, la decoración, la belleza o el ‘lifestyle’. Ya que en determinados comercios, la imagen se convierte en algo decisivo para muchos clientes que percibirán los negocios con fachadas más cuidadas como empresas más serias y de calidad respecto a aquellas más descuidadas en este sentido.

Diseñar entradas y luminosas en la fachada del negocio

Si el cliente se cruza con un negocio que no sólo tiene una bonita fachada, sino que su puerta invita a entrar por su diseño y calidez, existirán muchas más probabilidades de que finalmente éste tome la decisión de visitar el local.

La entrada de un negocio a pie de calle debe ser ante todo accesible y fácil de manejar. Por lo que será ideal si es automática y ancha. Las entradas que resultan complicadas de abrir, que son estrechas y mal iluminadas no son precisamente las mejores para fomentar la entrada de los clientes al local.

Elegir los materiales y colores adecuados para el diseño de la fachada

Cuando en una misma calle todos los negocios siguen las mismas reglas, lo normal es no destacar. Sin embargo, arriesgar y apostar por colores y materiales más atrevidos puede ser un plus importante.

Para conseguir una fachada infalible, los colores y materiales de la misma deberán estar en armonía. Aspectos como los colores de marca, el diseño del logotipo, el nombre y la filosofía de la empresa deberán tenerse en cuenta como un todo a la hora de elegir el diseño y estilo de la fachada.

Para un efecto ‘wow’ el vidrio es el material más indicado. Ya que no pasa de moda, aporta seguridad, permite crear escaparates alucinantes y combina a la perfección con materiales como el hormigón, la madera o el metal.

La originalidad del diseño de la fachada no está limitada por un estilo concreto. Ya que existen infinidad de opciones tanto para locales que quieran simular un aspecto antiguo, como aquellos que busquen todo lo contrario: Una imagen atrevida y súper moderna.

Limpiar y mantener la fachada

A veces no es necesario hacer grandes cambios para conseguir una fachada más llamativa y que logre multiplicar nuestras ventas. En fachadas más antiguas puede bastar con una limpieza profunda y la sustitución del panel de vidrio del escaparate.

Las fachadas de aspecto envejecido o sucias pueden hacer perder clientes a las empresas. De ahí que sea tan importante mantener siempre limpia la fachada, los cristales relucientes y pintarla regularmente.

Además, si se utilizan otros elementos decorativos como plantas naturales, se deberá estar pendiente de su riego y mantenimiento. O en el caso de las lámparas, cambiar las bombillas cuando sea necesario y limpiar el polvo de manera regular.

Destacar las mejores promociones en la fachada del negocio

Por último, pero no menos importante, no podemos olvidarnos de destacar las ofertas más llamativas de nuestro negocio y reflejarlas en el exterior del mismo. No hay nada como un buen descuento u oferta para llamar la atención de los clientes y hacer que éstos entren a echar un vistazo en el interior del local. Para ello, utiliza carteles llamativos pero que vayan en armonía con los colores y materiales utilizados en la fachada.



¿Tienes alguna duda? ¡Contacta con nosotros!


Su nombre*

Su e-mail*

Asunto

Su mensaje

He leído y acepto la Política de privacidad

Introduce estos códigos: captcha