Poner una mampara en una ducha o bañera es una cuestión que merece ser meditada, ya que ni todas las mamparas son iguales ni todo el mundo tiene las mismas necesidades.

En el mercado, la variedad de tipos de mamparas se ha multiplicado en los últimos años; lo que permite que todas las necesidades, sean cuales sean, queden cubiertas. Las hay de diversos materiales, formatos y hasta tipos de aperturas. Aunque sin duda son las de vidrio las que ofrecen mayor seguridad, durabilidad y elegancia.

Cada tipo de mampara requiere una serie de raíles o rodamiento y más o menos espacio para abrirse o cerrarse. Teniendo esto en cuenta podremos elegir entre mamparas fijas, de puerta corredera o de puerta plegable.

Las mamparas de puerta fija son aquellas que protegen la parte exterior del plato de ducha o bañera, especialmente en aquella zona más pegada al grifo, pudiendo quedar el otro extremo libre de cristal. Con esta forma se evitan salpicaduras al exterior, además, la seguridad y el sellado son muy óptimos. Para este tipo de mamparas suele utilizarse un cristal más grueso, y son perfectas para platos de ducha muy amplios.

Las mamparas de puerta plegable, que se abren como las puertas clásicas, tienen la peculiaridad de requerir un mayor espacio en el cuarto de baño para permitir la apertura y el cierre de la misma. Su ventaja es que impiden las salpicaduras en cualquiera de sus ángulos y su estética es brillante y limpia, ya que cuenta con menos perfiles. Al no tener los raíles que necesitan las puertas correderas, se facilita el paso a la ducha.

Finalmente, las mamparas de puertas correderas son ideales para baños reducidos en los que queramos aprovechar el espacio al máximo. Su principal ventaja es que se repliegan sobre sí mismas al desplazarse horizontalmente.

Altura de la mampara

El vidrio que conforma la mampara también puede variar en altura. Conforme más alta sea esta más protegido estará el baño de salpicaduras. Además, si la mampara llega hasta el techo se mejorará la estética visual, ya que con ello estaremos eliminando las líneas que cortan el espacio visual.

En cambio, las mamparas a media altura o que permitan la apertura superior son ideales si se tienen niños en casa.

Forma según el plato de ducha

Dependiendo la forma y la situación del plato de la ducha, las mamparas podrán ser angulares, circulares o frontales. Las de aspecto más moderno son las angulares, aunque en algunos casos las circulares nos permitirán aprovechar mejor el espacio.

¿Por qué colocar una mampara de vidrio en el baño?

-Las ventajas estéticas son más que obvias, el vidrio aporta modernismo y estilo a cualquier estancia, y en este caso no podía ser para menos. Un panel de vidrio siempre quedará más distinguido que una cortina de baño, al igual que su seguridad y durabilidad será mayores.

-La facilidad de su limpieza es otro de sus puntos fuertes. Descubre aquí algunos consejos para mantener la mampara siempre limpia.

-La comodidad de las mamparas de cristal permite a usuarios de todas las edades más facilidades para acceder a la ducha, aunque sus características dependerán de las necesidades de cada familia, especialmente si en ella hay niños o personas mayores.



¿Tienes alguna duda? ¡Contacta con nosotros!


Su nombre*

Su e-mail*

Asunto

Su mensaje

He leído y acepto la Política de privacidad

Introduce estos códigos: captcha