Pintar el vidrio no es una tarea sencilla, especialmente cuando lo que se busca es un acabado profesional y sin imperfecciones. Ya que para conseguirlo no sirve cualquier pintura y aplicación, y a menudo se requieren técnicas especializadas en el lacado del vidrio, que sólo fabricantes especializados y empresas de vidrio pueden aplicar. Sin embargo, cuando se trata de pintar el vidrio o cristal uno mismo, para llevar a cabo algún tipo de manualidad de manera más artesanal o se quiera pintar alguna pieza de pequeño tamaño, pueden usarse los siguientes tipos de productos y pinturas.

Vidrio pintado o lacado

Una de las grandes variaciones que permite un diseño de vidrio decorativo o vidrio de construcción es la del color. Ya que los panales de vidrio que se utilizan en paredes, encimeras, marquesinas de vidrio, recubrimientos, mamparas, o cualquier otro tipo de superficie de vidrio, pueden personalizarse a través del color. Para ello existen técnicas como la del vidrio pintado o lacado, las cuales empleamos en Devitro Europa, con la fabricación de nuestros vidrios a medida.

Pinturas que se utilizan para pintar el vidrio en casa

Aunque una de las grandes propiedades del vidrio y del cristal es su transparencia, a veces un poco de color es ideal para personalizar los acabados y conseguir un acabado más especial.

Con las pinturas para pintar el vidrio en casa pueden decorarse vasos, copas o tarros; crear jarrones únicos o incluso pintar botellas de vino o cerveza para hacer lámparas artesanales.

Pero para lograr un acabado perfecto y duradero, es imprescindible saber cuáles son los productos adecuados y que mejor se adapten al tipo de cristal y al estilo que se quiera conseguir.

Pintura de esmalte para cristal

Las pinturas de esmalte tienen la ventaja de conseguir resultados duraderos y una gran variación de colores y matices. Para su aplicación pueden usarse pinceles o brochas, en función de si se quieren pintar detalles o grandes superficies.

Aunque tardan bastante en secarse, por lo que hay que tener paciencia para no echarlo todo a perder. En algunos casos será conveniente meter los tarros de cristal pintados o piezas de cristal en el horno para fijar la pintura a este material y acelerar el proceso de secado.

Estos esmaltes pueden comprarse en cualquier tienda especializada y los encontramos con base de agua, o con base de aceite. Aunque este último suele ser más duradero.

Pintura acrílica para pintar el vidrio o cristal

Las pinturas acrílicas que se utilizan en lienzos también pueden usarse en vidrio. Aunque su acabado en vidrio es menos duradero y resistente que el que ofrece la pintura esmaltada.

Y aunque puede utilizarse directamente tal y como viene al comprarla, si se quiere obtener un acabado menos opaco en el tarro o superficie de vidrio, puede ser conveniente diluirla en agua.

Si queremos alargar la duración de esta pintura en vidrio, lo ideal será aplicar una capa de barniz al terminar para proteger la pintura y que no se vaya con el tiempo ni el uso.

Pinturas a base de agua para conseguir un efecto vidriera

Cuando lo que se quiere conseguir es un efecto vidriera, lo ideal es utilizar un delineador para vidrio y pintura a base de agua para rellenar los huecos y formas que creemos. Esta pintura se utiliza para este fin por permitir un acabado que permite el paso de la luz a través de los cristales de color.

En cualquier caso, e independientemente del tipo de pintura que se use, es importante preparar la superficie de vidrio. Para ello, lo primero será limpiar a conciencia la superficie para que no queden restos de suciedad o de grasa. Pueden utilizarse guantes para que la propia grasa de las manos no sea un problema. Una vez empleado un producto específico o una mezcla de jabón y agua, se tendrá que secar por completo la superficie de vidrio, ya sea con un periódico o dejando que se seque al sol.



¿Tienes alguna duda? ¡Contacta con nosotros!


Su nombre*

Su e-mail*

Asunto

Su mensaje

He leído y acepto la Política de privacidad

Introduce estos códigos: captcha