La primavera ya está aquí y con ella el ansiado buen tiempo. Con la subida de temperaturas, suben también las ganas de hacer reformas en casa para disfrutar más del verano y anticiparnos de cara al invierno. Entre estos proyectos de mejora del hogar, se encuentra el de cambiar las ventanas.

Las ventanas de vidrio, aunque son muy resistentes, en muchos casos no fueron diseñadas para durar para siempre. Por lo que especialmente en las viviendas antiguas conviene cambiar las ventanas por muchos motivos. Entre ellos para mejorar el aislamiento térmico. Además, al hacerlo en primavera impediremos que durante la reforma el frío inunde la casa, y una vez cambiadas disfrutaremos aún más del atractivo exterior y de las preciosas vistas que nos ofrece esta época del año.

Cambiar las ventanas permite disfrutar más y mejor del atractivo exterior

La primavera es el momento por excelencia para revivir, revitalizar y renovar. Aunque a veces nos olvidemos de él, el aspecto exterior de una vivienda también es importante para sentirnos totalmente satisfechos con la imagen de nuestra casa.

En este sentido, cambiar las ventanas permite darle un aire renovado al exterior de la vivienda, más moderno y cuidado. Esto hace que la primera impresión de la casa sea aún más positiva y que entremos con más ganas de disfrutar de nuestro tiempo de descanso en ello.

Por otra parte, cambiar las ventanas en primavera nos permitirá disfrutar del paisaje con una calidad mucho mejor, de la floración de las flores, los pájaros o la naturaleza cambiando de color y aportando ese toque tan refrescante a las vistas. Según el tipo de vidrio para ventanas, se podrá modular la cantidad de luz que entra y la calidad de transparencia y visión al exterior.

Aumentar el valor de la vivienda al cambiar las ventanas

Otra de las grandes ventajas de cambiar las ventanas de una vivienda es que permite aumentar el valor de ésta considerablemente. Algo realmente útil si estamos reformando una casa para ponerla en venta o alquilar.

Cambiar las ventanas es una inversión sólida, ya que la inversión inicial se irá recuperando mes a mes. Dado que cambiando las viejas ventanas, por unas más modernas y con mejores prestaciones, podremos subir el precio de venta de la vivienda o la mensualidad en el caso de alquiler.

La primavera es un tiempo en el que muchas casas salen al mercado, por lo que también es la época perfecta para cambiar las ventanas.

Cambiar las ventanas para mejorar el aislamiento

El hecho de cambiar las ventanas no sólo hace que una vivienda sea más bonita estéticamente, que podamos ver las vistas con más claridad o que entre menos luz. La principal ventaja de cambiar las ventanas se encuentra en la mejora de aislamiento, tanto térmico, como sonoro.

Ya que cambiar las ventanas puede verse reflejado en un ahorro de costes muy significativo en la factura mensual de la luz o la calefacción.

Hacer este cambio en primavera nos permitirá adelantarnos al verano, impidiendo que el fresquito del aire acondicionado se escape por las ventanas, y al invierno, no permitiendo que el frío del exterior penetre dentro.

Por otro lado, mejorar el aislamiento nos permitirá un mayor confort en la vivienda. Si vivimos en una zona muy ruidosa, o no queremos que el sonido diario que se produce en el interior de la vivienda moleste a los vecinos, cambiar las ventanas posibilitará que esto mejore notablemente.

Si quieres cambiar las ventanas y necesitas asesoramiento sobre qué tener en cuenta antes de esta reforma, o qué tipo de ventanas de conviene más según la localización de tu vivienda, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Desde Devitro Europa, en Granada, estaremos encantados de ayudarte en tu proyecto.



¿Tienes alguna duda? ¡Contacta con nosotros!


Su nombre*

Su e-mail*

Asunto

Su mensaje

He leído y acepto la Política de privacidad

Introduce estos códigos: captcha