El pavés son los ladrillos, o bloques de vidrio, que se utilizan en construcción y decoración; y que gracias a la multitud de tipos que encontramos en el mercado, ofrecen una gran diversidad de ventajas y resultados diferentes.

Aunque el pavés se lleva utilizando décadas en la construcción de viviendas y negocios, estos pequeños cuadrados de vidrio presentan ahora unos diseños más innovadores. Por ejemplo, pueden encontrarse en diferentes colores y con distintos acabados: lisos, satinados, metalizados, acanalados…

¿Por qué es una buena idea colocar pavés en mi vivienda o negocio?

Como todos los elementos de construcción fabricados a partir de vidrio, el pavés cuenta con muchas ventajas. Pero en este caso destaca su gran resistencia y el paso de la luz que deja pasar a través de ellos. De ahí que pueda colocarse en multitud de lugares; desde ventanales para la zona de las escaleras, a techos, paredes, o para rellenar huecos en la fachada.

 

El pavés genera más luminosidad y privacidad

A diferencia del cristal convencional con el que se construyen la mayoría de ventanas o paredes de vidrio, el pavés permite aprovechar al máximo la luz de las estancia, pero sin dejar ver lo que hay detrás. Por tanto, este material no necesita ni cortinas ni persianas. Además, es el material perfecto para utilizarlo en baños y aseos.

Por otra parte, al generar más luminosidad, nos permite ahorrar en luz.

Según el tipo de pavés, éste tendrá distintos grados de transparencia y color.

 

El pavés es un fantástico aislante del calor y el ruido

Otra de las ventajas de utilizar pavés en decoración es que éste, gracias a su método de fabricación al vacío es un gran aislante térmico y acústico.

Cada uno de los ladrillos que lo forman, están constituidos por la unión de dos vidrios moldeados que dejan en su interior un espacio, generando una unidad básica a modo de ladrillo de cristal preparado para utilizarse en construcción como los ladrillos clásicos. La cámara interior que queda entre los vidrios es la causante de que sean perfectos para asilar el ruido y la temperatura del exterior.

 

El pavés es un vidrio fácil de mantener

A diferencia de otros tipos de vidrio, el pavés al ser un material más macizo y opaco, no requiere un cuidado especial más allá de la limpieza ocasional con agua.

Por este motivo, y por ser impermeable, es perfecto también para colocarlo en mamparas de duchas, bañeras, o en las paredes del baño para ganar en luminosidad y diseño.

 

¿Es resistente el pavés?

Tal y como decíamos al principio, si tuviéramos que quedarnos con una ventaja del pavés, esa sería la resistencia. Si colocamos pavés en una construcción, podemos estar seguros y tranquilos de que durará muchos años en perfecto estado, tal y como el primer día.

Aunque su instalación puede realizarse de diversas formas, una de las más habituales es colocar varillas metálicas entre los ladrillos de vidrio, para después rellenar con cemento los espacios entre las piezas.

Además de todas estas ventajas, el pavés aporta un toque decorativo más especial, que nos permite jugar con la luz y la disposición de los ladrillos de vidrio. También es una buena alternativa para dejar entrar la luz cuando nuestras vistas no son gran cosa o queremos ocultar el interior del hogar o lugar de trabajo.

Como hemos podido ver, podemos concluir que el pavés es un material tan funcional que ofrece solución a diversas situaciones específicas del hogar, cuyas características lo ponen a la par de materiales mucho más caros y menos versátiles.

Los resultados siempre variarán dependiendo de la forma en la que coloquemos el pavés y la elección que hagamos entre los distintos modelos.



¿Tienes alguna duda? ¡Contacta con nosotros!


Su nombre*

Su e-mail*

Asunto

Su mensaje

He leído y acepto la Política de privacidad

Introduce estos códigos: captcha