El vidrio viene utilizándose desde hace siglos.  Al principio de la historia de la humanidad, el vidrio se utilizaba para crear cabezas de lanzas, hacer joyas y otros artículos decorativos. Según se ha podido descubrir, las técnicas de vidrio se desarrollaron por primera vez en Egipto y Asiria, siendo en el Siglo I cuando se utilizó por primera vez el soplado de vidrio, aunque se ha descubierto que el vidrio artificial se remonta al 4000 aC. Pero su uso en ventanas de vidrio no se utilizaría hasta siglos después.

A Europa, la fabricación de vidrio llegó por primera vez a Gran Bretaña en la época del Imperio Romano. Entonces el soplado de vidrio fue popular hasta entrado el Renacimiento. En los siglos XIII y XIV, las iglesias góticas y las catedrales de toda Europa se construyeron con impresionantes obras de arte en forma de vidrieras, que todavía se pueden ver hoy en día.

Por su parte, el vidrio de Venecia, conocido como vidrio de Murano, se ha fabricado en Venecia desde 1291. Murano es el lugar de nacimiento del arte moderno del vidrio, donde los herreros de este cristal hacían cualquier objeto decorativo, desde jarrones a joyas.

Hay muchos artistas de vidrio famosos en la actualidad como la artista británica Cathryn Shilling, que utilizan técnicas tejidas experimentales que producen trabajos de vidrio que se asemejan a la tela. Uno de los artistas de vidrio más conocidos de Japón es Ikuta Niyoko, famosa por sus esculturas geométricas en capas. Algunas de las piezas de Nikoyo están expuestas en el museo V & A de Londres.

Y aunque como decimos, el proceso de fabricación en vidrio es antiguo, su uso en ventanas no se extendió hasta el siglo XVII. Antes de esta fecha la gente de clase media y alta tenían ventanas hechas de cuernos de animales que previamente se reblandecían en agua durante 3 meses, ensamblados en las ventanas para permitir que entrase un poco de luz.

En el siglo XIII antes de Cristo, las primeras ventanas eran aberturas no vidriadas en un techo para admitir la luz durante el día. Posteriormente estas construcciones eran cubiertas con piel de animal, tela o madera. A lo largo del tiempo, se construyeron ventanas que servían para proteger a los habitantes de los elementos y transmitían la luz, utilizando múltiples pequeños trozos de material translúcido, como piezas aplanadas de cuerno de animal translúcido, finas rebanadas de mármol, por ejemplo fengite, o piezas de vidrio, colocadas en armazones de madera, hierro o plomo. En el lejano oriente, el papel también se utilizó para llenar ventanas. Los romanos fueron los primeros grandes conocidos en utilizar vidrio para sus ventanas, una tecnología que probablemente se produjo por primera vez en el Egipto romano, es decir, en Alejandría ca. 100 AD aparecieron ventanas de vidrio moldeado, aunque con pobres propiedades ópticas, pero éstas eran pequeñas producciones gruesas, poco más que jarras de vidrio sopladas (formas cilíndricas) aplastadas en láminas con patrones de estriación circular en todas partes. Sería más de un milenio antes de que un cristal de ventana se volviera lo suficientemente transparente como para verlo claramente, como lo tenemos ahora.

Con el paso del tiempo, las técnicas se desarrollaron para cortar a través de un lado de un cilindro de vidrio soplado y producir paneles de ventana rectangulares más delgados de la misma cantidad de material de vidrio. Esto dio lugar a ventanas altas y estrechas, normalmente separadas por un soporte vertical. Las ventanas abatibles eran las ventanas elegidas entre los europeos acomodados, mientras que las ventanas de papel eran económicas y ampliamente utilizadas en la antigua China, Corea y Japón. En Inglaterra, el vidrio llegó a ser común en las ventanas de hogares ordinarios solamente en el siglo XVII temprano mientras que las ventanas compuestas de los cristales del cuerno animal aplastado se utilizaron ya en el siglo XIV.

En la Edad Media, los fabricantes de vidrio ya utilizaban mejores hornos que los existentes durante el Imperio Romano. En el siglo XII, las vidrieras y ventanas evolucionaron gracias a las catedrales europeas. La mayor parte del vidrio plano de los siglos XIII y XIV fue diseñado para ornamentación religiosa y fue fabricado en Francia.

El vidrio se fue haciendo más popular en el siglo 18, pero fabricarlo requería aún de mucho molido y pulido. Aunque las máquinas de vapor hicieron la fabricación algo más sencilla, no fue hasta el siglo XIX cuando conseguimos vidrios y cristales de grandes dimensiones y de buena calidad.

En el siglo XIX, las ventanas de las tiendas y las oficinas utilizaban vidrio plano y los centros de fabricación de vidrio del mundo se desplazaron a Estados Unidos. En este momento, la fabricación de vidrio había cambiado por completo. El vidrio de hoja plana se comenzó a fabricar pasando el vidrio entre dos rodillos sobre una mesa de acero. Las láminas se dejan enfriar y se cortaron en los tamaños deseados.

A día de hoy, DEVITRO Europa ofrece una amplia variedad de soluciones para la instalación de ventanas de vidrio tanto en viviendas como negocios, utilizando la última tecnología y los mejores materiales. Visite nuestra Tienda en Granada para recibir una atención personalizada. Un experto le atenderá para conocer de primera mano sus preferencias y presupuesto, y así ofrecerle la mejor solución del mercado.

DATO CURIOSO: En el año 1696, Guillermo III de Inglaterra se encontraba en una crisis debido a las continuas guerras en la región, y una de las ideas que se le ocurrió fue el no tan popular impuesto sobre las ventanas. El impuesto debía ser pagado por casas que tuviesen más de 6 ventanas, era claro que mientras más grande fuera la casa, mas ventanas tendría, es así que muchas familias decidieron tapiar las ventanas para así evitar el impuesto. Este impuesto se introdujo primero en Inglaterra, pero se extendió a Escocia y Francia, durante los siglos XVIII y  XIX.  El impuesto era bastante impopular, ya que era visto como un impuesto a la luz y al aire, que es básicamente lo  que proporciona una ventana, es así que en los inviernos de 1850 – 1851  hubieron numerosas protestas en contra, consiguiéndose con ello que en el año 1851 el impuesto a las ventanas fuera derogado.



¿Tienes alguna duda? ¡Contacta con nosotros!


Su nombre*

Su e-mail*

Asunto

Su mensaje

He leído y acepto la Política de privacidad

Introduce estos códigos: captcha