Si estás buscando cómo mejorar el aislamiento de tu vivienda o negocio, o te encuentres en plena reforma o construcción, probablemente estés planteando poner un doble acristalamiento o doble ventana. Pero, ¿sabías que se trata de dos cosas completamente diferentes? Para ayudarte con la elección y saber qué opción necesitas, aquí te contamos en qué consiste cada opción, así como las principales diferencias entre ambas soluciones.

Si al final de este artículo sigues con dudas, nuestros especialistas en aislamiento estarán encantados de asesorarte. ¡Contacta con nosotros!

¿Qué es el doble acristalamiento?

Para conocer las diferencias entre doble acristalamiento o doble ventana, comencemos por explicar en qué consiste el primero de ellos.

El doble acristalamiento se compone de dos o más hojas de vidrio separadas entre sí por una cámara de aire deshidratado o gas. De esta forma, conseguimos mejorar el aislamiento térmico y acústico de una manera mucho más eficiente que con los sistemas de acristalamiento simple.

Aunque el aislamiento que se obtenga dependerá del tipo de vidrio escogido y también del espesor de la cámara de aire que los separa. Conforme mayor sea el espacio entre las hojas, mejor será el aislamiento conseguido, y por tanto, mayor será también el ahorro y la eficiencia energética de la construcción.

Por ejemplo, un buen espesor de la cámara de aire sería el de 16 mm, aunque esto dependerá de diversos factores concretos de cada espacio que deberán tenerse en cuenta.

Para la instalación de este tipo de ventanas también se necesita una carpintería específica, normalmente de mayor grosor.

¿Qué es una doble ventana?

Como su nombre indica, la doble ventana consiste en la instalación de otra nueva ventana en la parte interna o externa de una ventana ya existente. Es decir, que esta doble ventana estará conformada por dos ventanas independientes, cada una instalada con su propio marco y bastidor.

Con este nuevo acristalamiento se pretende mejorar el aislamiento interior de la vivienda o local, sin embargo, no siempre es la mejor solución ni la más estética.

La doble ventana reduce el puente térmico y también las filtraciones por convección y conducción. También disminuye la pérdida de calor, ya que el espacio que queda entre las dos ventanas funciona como aislante para impedir que entre el frío en invierno o el calor en verano.

Al igual que con el doble acristalamiento, la instalación de una doble ventana se traduce también en ahorro energético y económico. Por un lado ahorraremos en gasto energético al reducirse la pérdida de energía y favorecer el confort térmico; y por el otro, ahorraremos dinero por no necesitar invertir en un gasto mayor de calefacción o aire acondicionado para mantener la vivienda a una buena temperatura.

¿Es mejor doble acristalamiento o doble ventana?

Tanto con el doble acristalamiento, como con la doble ventana, se notará el ahorro económico y el mejor confort de la vivienda. Sin embargo, y siempre que se escoja una gama de vidrio adecuada a las características de cada proyecto, el doble acristalamiento proporciona un valor mayor de aislamiento, y también de estética y practicidad. Puesto que esta solución es más cómoda de limpiar.

Aunque elegir entre doble acristalamiento o doble ventana dependerá siempre de las necesidades concretas de cada caso. Se deberá estudiar la orientación de la construcción, el tipo de cerramiento de las ventanas, la situación geográfica y las condiciones exteriores.

También hay que tener en cuenta el espacio. Ya que la doble ventana cubre todo el cerramiento de la fachada, mientras que el doble acristalamiento no.

Por último, la calidad de la carpintería y del vidrio de las ventanas también será decisivo para el resultado final y el ahorro que se consiga con el cambio.



¿Tienes alguna duda? ¡Contacta con nosotros!


    Su nombre*

    Su e-mail*

    Asunto

    Su mensaje

    He leído y acepto la Política de privacidad

    Introduce estos códigos: captcha

    Call Now Button