El vidrio pisable es una fantasía hecha realidad; la de andar por el aire y permitir que los edificios rompan con todo límite visual. Todo esto con total seguridad gracias a las últimas tecnologías que se aplican en la fabricación de este cristal pisable. Aunque como ocurre con todos los materiales, es importante saber cómo mantenerlo y cómo limpiar el vidrio pisable. Ya que de otra forma este material tratado específicamente para no resbalar podría perder sus cualidades antideslizantes o hacer que estas dejen de estar activas durante un tiempo menor.

Antes que nada, ¿qué es el vidrio pisable?

El vidrio o cristal pisable, es aquel tipo de vidrio laminado que ha sido dotado para que sus usuarios puedan caminar sobre él con total seguridad sin resbalar ni tropezar.

Ya que entre las muchas cualidades del vidrio, no está la de antideslizante. Por eso, para poder hablar de vidrios pisables, en Devitro Europa realizamos un tratamiento superficial químico o térmico (más o menos profundo) para que una lámina de vidrio se transforme en un vidrio antideslizante que cumpla con la normativa establecida de seguridad.

De esta manera disponemos de distintos acabados de vidrios pisables, como el vidrio flotado, el transparente o mateado. Por lo que este tipo de vidrio además de estar ligado a una funcionalidad concreta, también funciona como un elemento estético de gran valor.

Así que para la elaboración de este tipo de vidrio primero se escoge el diseño y el acabado en función de los requisitos de cada proyecto, y luego según el gusto estético que se requiera.

Los mejores productos para limpiar el vidrio pisable

Como decíamos al principio de este blog, para mantener el cristal pisable siempre limpio y reluciente, y no perjudicar sus particularidades antideslizantes, es fundamental saber cuáles son los mejores productos para su limpieza.

Para unos cristales tan específicos, existen productos iguales de concretos que contienen los ingredientes precisos para no dañar este tipo de superficies.

En cambio deberán evitarse químicos dañinos como la lejía, y en su lugar usar otros desinfectantes menos agresivos como el amoniaco.

También encontramos remedios caseros muy útiles para limpiar los cristales. Por ejemplo, para recuperar el brillo y la transparencia del cristal, y además conseguir que el vidrio se seque más rápido, puede elaborarse una mezcla de alcohol y amoniaco. Para ello, se vierte la mitad de alcohol y la mitad de amoniaco (a partes iguales). Para la cal, también son muy eficaces productos como el vinagre blanco y el limón.

Las mezclas de jabón con agua caliente también son muy efectivas para limpiar el vidrio pisable y eliminar la suciedad que puede acumularse en esta superficies, especialmente si están en el exterior.

Si el cristal tiene mucha cal, además de los productos específicos, pueden utilizarse remedio como el vinagre blanco y el limón.

Para quitar manchas de cristales opacos puede emplearse una mezcla de agua caliente con tres cucharadas de bicarbonato.

Recomendaciones previas para limpiar los cristales

Para hacer un buen mantenimiento del vidrio pisable se deberá hacer una limpieza a fondo con cierta frecuencia, para evitar que se acumule la suciedad y luego resulte aún más difícil limpiarlo.

La mejor hora para limpiar los cristales es a primera hora de la mañana o una vez que se haya puesto el sol. Ya que si se limpian los cristales a pleno sol, el calor puede hacer que éstos se sequen demasiado rápido y puedan quedar manchas y señales por no tener tiempo de secarlos con las herramientas adecuadas.

Si necesitamos limpiar vidrio pisable de grandes dimensiones, lo ideal será humedecerlo primero con un cepillo lavavidrios. Con éste mojaremos y restregaremos toda la superficie del cristal, insistiendo especialmente en las esquinas para eliminar restos de polvo.



¿Tienes alguna duda? ¡Contacta con nosotros!


Su nombre*

Su e-mail*

Asunto

Su mensaje

He leído y acepto la Política de privacidad

Introduce estos códigos: captcha