La seguridad y el bienestar de nuestra familia (ambas cosas muy ligadas entre sí), son algunas de las principales preocupaciones que nos asaltan respecto a nuestro hogar, especialmente cuando nos mudamos a un nuevo barrio o acabamos de conocer algún caso cercano de alguien a quien le hayan entrado a robar recientemente.

Existen diversas formas de aumentar la seguridad de nuestra vivienda para impedir robos, allanamientos y okupas. A continuación os ofrecemos algunos consejos a tener en cuenta.

Cómo hacer más segura tu vivienda

Cierra con llave, siempre. Aunque sea una medida obvia, a menudo se nos olvida llevarla a la práctica, especialmente cuando creemos que estaremos poco tiempo fuera de casa. Abrir una puerta que no ha sido cerrada con llave puede ser una tarea muy fácil para una persona con experiencia en ello. Es conveniente que las puertas tengan al menos dos puntos de cierre, ya que esto dificultará las cosas a los posibles asaltantes. Deberemos asegurarnos también de que no exista hueco entre la puerta y el suelo para evitar que la apalanquen, para ello será también útil reforzar las bisagras con pivotes y ángulos metálicos.

Cuida y revisa el estado de las cerraduras. Las cerraduras de puertas y ventanas son uno de los puntos débiles más habituales de las viviendas. Con el tiempo y el uso, las cerraduras pierden eficacia, llegando incluso a abrirse sin esfuerzo con la mano, por ello es importante revisarlas periódicamente para comprobar que están en buen estado. Además, en el caso de que te acabes de mudar no olvides cambiar la cerradura, ya que nunca se sabe quién pudo hacer una copia de las llaves antes de su venta o alquiler.

Instala un sistema de seguridad. Instalar una alarma es sin duda un buen método para mantener alejados a ladrones y okupas. Además, las empresas de seguridad más innovadoras cuentan con sistemas que se activan con sensores de movimiento que además de avisar al momento a la policía, envían alertas al móvil para poder visualizar lo que está ocurriendo a cada instante en el interior de la vivienda.

Por otra parte, las centralitas de estas alarmas permiten controlar la apertura y cierre de ventanas y puertas al exterior, verificar que todos los miembros de la familia se encuentran bien e incluso llamar a la ambulancia en el caso de ser necesario.

Aumenta la seguridad de ventanas, terrazas y balcones. Los ladrones podrían utilizar los balcones a modo de escalera. Los balcones y terrazas, además de disponer de vidrios de seguridad, deberán contar con cerraduras que permitan cerrarse con llave. Si se tienen puertas correderas, se deberá instalarse un tope que impida su apertura. En los pisos más bajos es conveniente que las ventanas estén protegidas con barrotes, además de los correspondientes vidrios de seguridad.

No abras tu puerta ni el portal a desconocidos. Si permites el acceso a desconocidos a tu edificio o comunidad estarás poniendo en juego tu seguridad y la de todos los vecinos. Para impedir que entre un estafador o persona ajena al edificio puedes exigir la acreditación a toda persona que diga ser representante de alguna compañía de servicios y no abres la puerta hasta que identifiques a la persona que trata de entrar. Otra premisa a tener en cuenta es la de no quedar en tu casa con desconocidos que hayas conocido por Internet o por teléfono.



¿Tienes alguna duda? ¡Contacta con nosotros!


Su nombre*

Su e-mail*

Asunto

Su mensaje

He leído y acepto la Política de privacidad

Introduce estos códigos: captcha