¡La primavera ya está aquí! Después de un invierno lluvioso, echamos de menos el buen tiempo y sobre todo, el sol; pasar tiempo en nuestra terraza, desayunar fuera, salir con los amigos al campo… Antes de que el sol empiece a pegar con más fuerza y que nos pille el toro, hoy desde Devitro os damos algunas ideas y cerramientos para cubrir nuestra terraza del sol y poder disfrutarla en toda su plenitud este verano.

Las altas temperaturas que tenemos en verano en España y el frío del invierno hacen que muchas terrazas queden en desuso, pero con algunas de estas soluciones de cerramiento, no sólo podremos disfrutar de este espacio cuando haga buen tiempo, sino también en otras épocas del año.

1. Cerrar una terraza con listones de madera y celosía

Aunque las terrazas cubiertas de listones de madera sean ideales para cubrir este espacio del sol y disfrutar de ellas en verano y primavera, al dejar pasar el aire no es el cerramiento más adecuado para todos aquellos que quieran disfrutar la terraza en invierno.

La madera es perfecta para dar un toque rústico y natural, además de poderse combinar a la perfección con plantas o jardines.

La madera puede colocarse de diferentes formas, con listones en diagonal, haciendo rombos, a rayas, en forma de retícula, etc. Cuanto más tupido sea el dibujo que haga la madera, menos cantidad de luz pasará, este hecho debemos tenerlo en cuenta cuando la terraza es la principal fuente de luz de otra estancia de la vivienda, ya que deberemos procurar no impedir en demasía la iluminación natural.

Una opción similar es la que nos ofrecen las esterillas de paja, troncos o bambú, que además requieren una instalación muy elemental y una inversión económica baja.

2. Terrazas cubiertas con plantas

Las plantas son la forma más primitiva de cubrir los espacios del sol, aunque esto no quiere decir que sea poco efectiva. No obstante, al igual que la solución anterior, las plantas no nos protegen del mal tiempo en su totalidad, por lo que sólo permitirán su uso cuando la buena temperatura nos acompañe.

Esta idea la encontramos habitualmente en casas de campo, cortijos y espacios que dan al jardín, ya que de esta manera se aprovechan las plantas del entorno. Las especies más utilizadas para esta función son las plantas tipo enredadera, como jazmines, hiedras y parras. Buscaremos plantas que no requieran un gran mantenimiento, que no atraigan demasiado a los insectos y que aguanten bien las estaciones a la intemperie. Si queremos aislar el espacio de sol durante todo el año, escogeremos plantas de hoja perenne, si por el contrario queremos facilitar la entrada del sol en invierno, serán de hoja caduca como la parra.

Esta solución es perfecta para disfrutar de un rato al fresco en verano, ya que además mejoran la calidad del aire y regulan la temperatura.

3. Cerramientos de terraza con telas

Las telas son una de las soluciones más rápidas y económicas para cubrirnos del sol en una terraza o balcón. Los textiles como los toldos, lonas y sombrillas permiten que la luz no sea tan molesta y que también se difumine la temperatura.

Con esta opción habrá que tener especial cuidado con la elección de la tela, ya que algunas podrían favorecer el efecto invernadero y provocar el efecto contrario, es decir, que la temperatura bajo ellas sea asfixiante. También hay que tener cuidado con el viento y con la calidad de la tela, ya que el sol puede destrozarlas en cuestión de meses.

4.Cerramientos con vidrio para terrazas

Sin duda esta es la opción más acertada cuando queremos disfrutar de nuestra terraza los 365 días del año. Respecto a las soluciones anteriores, los cerramientos acristalados permiten un aislamiento térmico perfecto, siempre que se utilicen los materiales adecuados y se confíe en una empresa experta en vidrio, nuestra terraza podrá mantener una temperatura estable y agradable siempre.

Si se vive en una calle muy transitada o cerca de una carretera, los cerramientos de vidrio también frenarán el ruido exterior, por lo que son perfectos para conseguir un espacio de relax para trabajar o estudiar.

Para que la luz solar tampoco sea un problema, existen tipos de vidrios que minimizan la penetración de rayos ultravioleta y del calor, garantizando el máximo confort. Otra opción es poner sólo las paredes de vidrio y cubrir el techo con otro material para impedir el paso directo del sol. Los cerramientos acristalados también suponen una barrera de protección frente a robos, caídas o el mal tiempo. Además, no podemos olvidar que algunos cerramientos pueden abrirse y cerrarse al gusto del cliente, para no renunciar al disfrute del aire libre.



¿Tienes alguna duda? ¡Contacta con nosotros!


Su nombre*

Su e-mail*

Asunto

Su mensaje

He leído y acepto la Política de privacidad

Introduce estos códigos: captcha