Las cocinas no sólo son unos de los lugares más transcurridos de la casa, también son la habitación ideal para esmerarse con la decoración y aportarle un toque extra de color al hogar.

A veces, lo más complicado a la hora de elegir los materiales para nuestra cocina es encontrar el equilibrio entre lo práctico y lo bonito. En el caso del salpicadero, el revestimiento frontal de la cocina, no sólo sirve para proteger las paredes del humo y posibles salpicaduras, también puede añadir color, forma y textura a la cocina. Aunque hace años el propósito del salpicadero era enteramente funcional para proteger las paredes, actualmente existe una amplia disponibilidad de todo tipo de materiales y acabados para aportarle todo tipo de diseños y funciones.

El vidrio es uno de los materiales preferidos para utilizarlo como revestimiento de cocinas, ya que aporta luminosidad, elegancia y limpieza. Este material, como ya hemos comentado en entradas anteriores favorece el reflejo de la luz, por lo que resulta ideal para cocinas que requieran una mayor sensación de amplitud y luminosidad.

Respecto a su aspecto, el vidrio utilizado en el revestimiento de cocinas puede ser transparente, opaco, brillante, mate, tintado o lacado. El vidrio templado tiene además la ventaja de que no se romperá por un golpe o choque térmico, dado que es un material muy resistente.

El vidrio, además de aportar un aspecto aerodinámico y elegante a la cocina, tiene la ventaja de poderse montar en paneles grandes sin soldaduras y con bordes pulidos totalmente respetuosos con el resto de muebles.

Este material ofrece la oportunidad de elegir entre infinidad de diseños, incluso añadir la imagen que se desee en la pared posterior del vidrio.

Principales pros de elegir un salpicadero de vidrio:

-Es un material fuerte y durable

-Fácil de limpiar y mantener

-Precio accesible

-Gran diversidad de diseños, colores y tonos

-Colocación fácil y rápida

-No requiere obra

-Es perfecto para todo tipo de cocinas y estilos

-Aporta luminosidad y amplitud

-Es resistente al calor